A Summer Story 2015 - Arganda del Rey
(11 de Julio de 2015)



Llegada la época estival, parece que la oferta de festivales ibéricos outdoor prolifera y por fin Madrid vuelve a situarse a la cabeza. Si bien el calor es un handicap en la capital, no se puede negar que la comunidad cuenta con uno de los mejores recintos para este tipo de eventos, hasta ahora muy desaprovechado pero que parece que se empieza a explotar en la dirección correcta.
La Ciudad del Rock de Arganda del Rey, creada para albergar Rock in Río -este año ha pasado de largo como Mr. Marshall-, ha vuelto a acoger un macro evento. Después de la primera edición de 4Every1 en 2014 y el Madrid Winter Festival en año nuevo de este mismo año, esta vez era el turno de A Summer Story, que se presentaba con un cartel multidisciplinar en formato de dos días y 16 horas de fiesta cada jornada.

Una nueva ola de calor y el polvo del parking no ha sido impedimento para dar la bienvenida a los cerca de 15.000 visitantes que se han dado cita cada uno de los días. Excelente control del accesos prácticamente sin colas en los momentos en los que pudimos estar cerca de la entrada, tanto en accesos al parking como al recinto y un equipo de seguridad aparentemente coordinado y eficiente han hecho que el festival sea aun más completo si cabe. Barras bien atendidas, zona de comida variada, baños adecuados y taquillas fluidas han sido la tónica todo el fin de semana, algo que , hasta la fecha, no habíamos podido ver en otros festivales en nuestra ciudad.

Tres zonas claramente diferencias han puesto la banda sonora al fin de semana. Un escenario principal presidido por una pantalla de LEDs gigante, pirotecnia y de magnitudes pocas veces vistas con anterioridad en Madrid en otro recinto, que el viernes tuvo protagonistas más comerciales y melódicos, donde hicimos nuestra primera parada con el californiano Deorro que se presentaba en Madrid con gran acogida. Sesión destinada sin duda a los benjamines de la fiesta, aunque siempre se nos escapa algún salto con los acordes EDM, que huelen a Steve Aoki y Dim Mak por los cuatro costados, como lo denota el cierre de su sesión con su mega hit “Five Hours” que hizo estallar el Main Stage.

Above & Beyond le dieron en tinte más melódico al festival, siendo unos de los más esperados, no defraudaron. Mucho trance vocal como suele ser habitual en sus sesiones, llegando al apogeo con Delirium feat Sarah Maclachlan “Silence” o el “Thing Called Love” acústico mezclándolo con la versión más pistera. Cierre con su “Treasure” que ponían el broche de oro a una actuación excelente.

Tras ellos fue el turno de W&W que están muy lejos de lo que fueron y su actuación ya es puramente EDM, lejana al trance de sus inicios, llenan pistas y sus producciones se venden como churros. A continuación Armin van Buuren, cada vez con sesiones más orientadas al gran público y más alejado de sus orígenes, se presentaba en Madrid en un nuevo macrofestival. A pesar de su sesión más que comercial, destacar momentos como la aparición de Mr Probz para entonar en directo el “Another You”, la melodía de “This Is What It Feels Like” o algún destello de lo que fue, dejando sonar su “Shivers” ya amaneciendo o el remix, que no suele faltar en sus últimas apariciones y que conecta fácilmente con el público, de la BSO de Juego de Tronos.

Aún quedaba tiempo para una última actuación, Abel Ramos fue el encargado de poner punto final al viernes en la que sería su primera actuación del fin de semana, ya con el sol calentando y poniendo el broche de oro a un inicio más que notable.
Acompañando a esto, un más que sobresaliente escenario StarDust, puro techno con artistas como Chris Liebeng, algo menos contundente que en ocasiones anteriores pero con una sesión muy viva y que conectó desde el primer momento, Paco Osuna o Rodhad, uno de los más esperados de la noche.
Cerrando el cartel del viernes Extreme Camp con el Hardstyle y Hardcore más conduntes (zona que se mantendría igualmente el sábado), con artistas de la talla de Art of Figthers o el esperado directo algo descafeinado de Radical Redemption.

El sábado el Main stage estaba reservado para sonidos mucho más oscuros, con un line up increíble y difícil de mejorar, con Deep Dish, Marco Carola, Maya Jane Coles, Tal of Us o el cierre de la mano de Joris Voorn como platos fuertes y foco central del festival.

Sin embargo, el emplazamiento que el viernes se destinaba al techno, esta vez dio cabida al primer Oro Viejo by DJ Nano al aire libre. Tras el intento fallido en el Circuito del Jarama del verano pasado, este año por fin pudimos disfrutar de todo el despliegue del DJ madrileño. El inicio de la noche corrió de la mano de Ivan Corrochano, haciendo gala de su buen gusto, extensa maleta y de su delicadeza con los vinilos, nos acercó los sonidos techno pop y ácidos de los 90 más cautivadores como el And One “Techno Man” o su cierre con “Fantasy Girl” con el que daba paso al primer acto del protagonista de la noche. Un DJ Nano cargado de energía que se siente cómodo en cualquier escenario pero que sabe que Madrid es su casa. Eléctrico desde el primer minuto y remontándose a su inicios en Omen, Mondino u Oh Madrid, hizo su recorrido por los 90 llegando más allá de las 3.30 con "Run with you" con el cual dio paso al invitado por excelencia. Inevitable si hablamos la escena madrileña de finales de los 90 principios de 2000, Abel Ramos, con el que tantos años compartió cabina y sin embargo es casi imposible verles juntos hoy en día. Por una noche Abel Ramos volvía a ser DJ Abel e iniciaba su sesión con “Das Spiegel”, contundencia que marcaría todo su set de más de hora y media, sonido Overdrive que culminó con los acordes del Marusha "Over the rainbow". A las 5.00 dejaba de nuevo su sitio a Nano que, con la intro habitual de su espectáculo, comienza la carrera hacia el amanecer, aún quedaban más de 3 horas de música, baile y brazos al cielo. Vuelta marcada por su inicio de sesión con los acordes y la voz de Tess con el "The Second you Sleep" que abría camino a su recorrido por Plastic, Arena, Techno House Festival o Sonique entre otras.

Aun había tiempo para una intervención más y es que el encargado de cerrar el Extreme Camp el sábado era Javi Boss y Nano no quiso perder la oportunidad de invitarle y volver a compartir cabina como hicieron muchas veces al inicio del siglo XXI con temas como el Aqualord “Witches”.

Media hora de actuación que dieron paso de nuevo a las melodías interminables con “Adagio for Strings”, vocales inolvidables como "Close my Eyes" de Astroline, el "Desenchantee" de Kate Ryan o el subidón de “Miami”, y nos llevaron, ya con el sol en nuestras cabezas y la ola de calor acechando, hasta el final del festival ya sabido por todos con el "Lover Why" de John Wesley.

Tras todos estos recuerdos agolpados en nuestros corazones solo esperamos que A Summer Story Festival se consolide, crezca y nosotros con él y por supuesto que no sea el único. La competencia es sana y sin duda, gana la música electrónica y sobre todo su público, casi ejemplar durante todo el evento y que espera con ansia una nueva edición.



Texto y fotografía: Roberto Piniella



1234



 

Cultura Rave, 2002-2007. Todos los derechos reservados.
Contacto  |  Añadir a Favoritos  |  Página de Inicio  |  Versión anterior de la web
Web optimizada para una resolución mínima de 1024 x 768.