Electrosonic Festival 2008 (Burgos)
(22 de Agosto de 2008)



Orgullosos, podemos presumir de haber visto nacer y crecer a la criatura. Ya lo dijo Darwin, las especies evolucionan y las más fuertes sobreviven. La fuerte mutación sufrida por Electrosonic y su adaptación al medio han sido el secreto de su supervivencia. En cuatro años, el evento ha sufrido una notable metamorfosis y la insustancial larva que emergió en El Cerro de San Miguel se ha convertido en una deslumbrante mariposa que revolotea radiante y presumida por el Parque Natural de Fuentes Blancas.

VIERNES. CRESTA DE LA OLA.
Como Kakashi, siempre llegamos tarde. El viernes, directamente desde Madrid, arribamos al festival pasada la media noche. Bien abrigados -después de Monegros aprendimos la lección…- nos dirigimos a la heredad de los colectivos a ver a nuestros amigos Sergio Lekiub y Alber F, embajadores de Electronic Resistance. Iluminados por una extensa cortina de LEDs, mano a mano, descubren un excepcional set cargado de “resistencia”. Al pasar nuestro lector, reconocemos el inconfundible y personal código de barras que caracteriza al tándem. Un precinto de calidad que les ha abierto las puertas de grandes festivales y salas, y con el que se han ganado un espacio en Evolution FM.

Carl Cox, como la cerveza San Miguel, donde va triunfa. Incombustible, carismático y revientapistas, hace honor a su reputación de megaestrella en la carpa Burgos 2016. Inclasificable, bebe de muchas fuentes y desentierra una sesión muy parecida a la que nos mostró en Nature One unas semanas antes. En su aventura de 180 minutos giran temas como Alter Ego “Why not” (Tim Deluxe mix), Steve Mulder "Spring Break" o Radio Slave feat Danton Eeprom “Grindhouse” (Dubfire Terror Planet remix). Incluso los más puristas, entre crítica y crítica, se echan unos bailes... ¡qué crack!

Continuamos respirando aire británico. Ben Sims domina los 80.000 vatios de sonido de la carpa. Predecible, devoto de lo práctico, oferta lo que el público demanda… ¡muy efectivo!

Luciano, muy “salado”, nos espera en el stage Dyc “8”, años del licor y nota del chileno. Arropado por un tropel de pazguatos ávidos de protagonismo, nos propone tracks como “Habla con la Luna” o “The freaks come out”, sin olvidarse de su tarjeta de visita “Juan Pachanga”. Muy divertido.

El memorable colofón es de color rojo carmesí y tiene siete estrellas blancas. El madrileño Cristian Varela, alma máter de Electrosonic, rubricó un cierre de los que nunca cicatrizan y protagonizó uno de los momentos más destacables de la noche cuando nos atrapó con el inoxidable “Your body experience”… ¡culminante!

¡Qué bien lo hemos pasado! Mañana más…

SÁBADO. CONTRAOLA Y RESACA.
Más tarde de lo previsto y siguiendo las pisadas de la noche anterior, regresamos a la zona de colectivos. Esta vez, en representación de Música Moderna, es D.Low quien nos da la bienvenida. Su set es más high que low. Nos gana con una equilibrada y dinámica sesión con tintes tech house.

Tras su sensacional set, nos acercamos a la carpa Burgos 2016 para conocer en persona Reactable, el popular, futurista e innovador instrumento que Björk ha paseado por su gira mundial. Descubrimos una mesa luminosa, redonda y de color azul que interactúa con unas formas geométricas de plexiglás que, según su forma, posición y cercanía se convierten en imágenes y sonido que permiten crear estructuras sonoras complejas. El resultado de este particular alfabeto sonoro es en lo visual y lo musical tan estético como hipnótico ¡Yo quiero uno para reyes! Engendrado en el año 2003 por la Universidad española Pompeu Fabra (UPF), la mesa de sonidos recibió hace unas semanas en Austria el premio más importante del mundo en arte digital, el Golden Nica.

Consumada la demostración, nos ponemos la “caperucita roja” para atravesar el bosque Locura. En nuestro camino y escondido tras los árboles, nos asalta el feroz Óscar Mulero. El madrileño exprime al máximo el equipo de sonido, sus contrabombos hacen temblar los cimientos de la Catedral. Alegato muy duro, contundente y oscuro, iluminado por momentos por destelladas electrónicas. No defrauda.

Un mal comienzo nunca es definitivo. Los alemanes Philipp David Jung y Patrick Bodmer (M.A.N.D.Y.) comienzan con problemas técnicos. De inmediato, se ponen el mono de trabajo, rompen los obstáculos y ocultos entre la niebla, certifican una de las sesiones más atractivas de la fría noche.

Hacemos un paréntesis. Enfundados en un estricto pijama crítico nos acercamos a la cubierta Espiral Sonora para destripar la sesión del ex actor porno Nacho Vidal. Prejuzgamos y erramos. Javier González, cual profesor de autoescuela, corrige puntualmente la conducción de nuestra víctima. Nacho no es Raikkonen, pero es un buen alumno y aprende rápido, el coche ya no se le cala… Está muy verde, pero su opción musical es muy madura, seria y sugestiva. Entregado, sin complejos, con una larga y profunda sonrisa en su rostro y dando la espalda a su hándicap se salva de la quema.

El festival llega a su meta. En la recta final, destacan tres nombres propios que se disputan la etapa al sprint: Yeke Yeke Hawtin, Dave Clarke y Dominik Eulberg. Buscamos sabores nuevos y apostamos por el querubín Eulberg.

La elección es óptima. Su aspecto angelical nos engaña, en cabina es un diablo. Si éste es el infierno ¡voy a ser muy malo! El niño rompe moldes y nos sorprende con una soberbia actuación de las que dejan posos. Se despide a lo grande: Underworld “Rez”. Como cantaron The Doors… This is the end.

Este verano hemos estado en varios festivales nacionales e internacionales y en todos hemos encontrado publicidad de Electrosonic ¡así se hacen las cosas! Orosco y Phrenetic pueden sacar pecho. 25.000 satisfechas almas avalan su trabajo y saber hacer. No es una opinión, es una realidad, Electrosonic 2008 ha sido un categórico éxito. Mi más sincera enhorabuena.



Texto y fotografía: Juan Antonio Díaz. Agradecimientos: Diego Arce



123456



 

Cultura Rave, 2002-2007. Todos los derechos reservados.
Contacto  |  Añadir a Favoritos  |  Página de Inicio  |  Versión anterior de la web
Web optimizada para una resolución mínima de 1024 x 768.