Fatboy Slim aquí y ahora
(14 de Marzo de 2011)



Algunos artistas son leyendas vivas de la escena electrónica mundial, otros son grandes entre los grandes, otros convierten en éxito todo lo que producen e incluso muchos pueden presumir de haber sido elegidos los mejores deejays del planeta por revistas especializadas. Experiencia, discos vendidos, galardones, popularidad... etiquetas que sirven para avalar la calidad y el prestigio de un artista y conceptos imprescindibles en el introito de una crónica. En esta excepcional ocasión, nos olvidaremos de los precintos, porque el último artista invitado de CODE no necesita presentación ni alfombra roja, hablamos de Fatboy Slim.

La sesión techno por antonomasia, amplía su focus de estilos en 2011 y comienza su nueva andadura con un auténtico “taquillazo” de la mano del británico Norman Cook.

Después de disfrutar de una cena en el exclusivo Bulli y de ver desde el palco la victoria del Real Madrid ante el Levante, el de Bromley regresaba a Madrid tras varios años de ausencia.

Ocupó su trono una hora más tarde de lo programado y tras una espectacular intro “Put your hands in the air” y sin tiempo para amenazas comenzó a acribillarnos con una interminable ráfaga de remixes marca de la casa. Sólo cuando estás por encima del bien y del mal puedes permitirte el lujo de apostar por remezclas de “clásicos de la fiesta” como “Eye of tiger”, “Samba de Janeiro” o “Canción del Mariachi”, eso sí, siempre con el toque de fuerza y contundencia que le caracteriza.

Muchos dicen que desde que ha cambiado sus “hábitos de vida” ya no es el mismo sobre el escenario, el “freestyle” de sus sesiones se está convirtiendo en un “pastel” difícil de dirigir…

Quitando el polvo de su set, rescatamos momentos inolvidables como los mashup entre “Washing up” Vs “Spastik” o “Satisfaction” Vs “The Rockafeller Skank”, sin olvidarnos de “What tha fuck” sincronizado con unos visuales en los que el propio Quentin cantaba oculto tras un antifaz.

No fueron las únicas proyecciones que nos sorprendieron, el espectáculo visual fue prodigioso, no sólo por las tres colosales pantallas de LEDs que sirven de telón, también por las bicicletas “luminosas” y “voladoras” -no sabemos si las han sacado del atrezzo de ET o de Tron- que rodaban por encima de la pista.

Remixes de “Billie Jean”, “Show me love” o “Hello” de Martin Solveig completaron su set, sin olvidarnos de la joya de la corona “Right Here Right Now”.

No hubo tiempo de descuento, a las 06.15 de la mañana el crack británico decía adiós a una pista que parecía la Línea 6 en hora punta… sus dos horas escasas de sesión supieron a poco.



Texto: Juan Antonio Díaz






 

Cultura Rave, 2002-2007. Todos los derechos reservados.
Contacto  |  Añadir a Favoritos  |  Página de Inicio  |  Versión anterior de la web
Web optimizada para una resolución mínima de 1024 x 768.