La Noche en Blanco
(22 de Octubre de 2007)



En el año 2.002 se germinaba en París la primera edición de La Noche en Blanco, el éxito de la iniciativa cultural fue tal que, cinco años después el concepto se contagia a las ciudades de Bruselas, Madrid, Riga y Roma. En septiembre del año 2.006 emerge en Madrid la primera Noche en Blanco, un borrador de lo que sucedería un año después. El pasado 22 de septiembre, vivimos en la capital la segunda edición de La Noche en Blanco. Un total de 180 actividades repartidas en 117 espacios diferentes configuraban la extensa programación de una noche de comunión y diálogo entre espectadores y artistas, que reunió en las calles de Madrid a un millón y medio de insomnes.

Nuestra particular noche en blanco comenzó antes del horario oficial. Pasadas las 16.00 de la tarde, plano y cámara en mano, buscamos los cuatro escenarios del festival Pura Vida escondidos a modo de huevos de Pascua en las calles del centro de Madrid. En plena calle Fuencarral acertamos el escenario Estrella Damm; techno y tech house en su código de barras y la uruguaya Sofi Casanova a los mandos de la nave. Mucho talento desperdiciado en los primeros compases del festival, pues la presencia de público era anecdótica -muchos no sacrificaron la siesta-.

Continuamos la marcha y descubrimos los escenarios Sennheiser en la Plaza San Ildefonso, el Red Bull -Hip Hop y Drum & Bass- en la Plaza Soledad Torres Acosta y el escenario principal -Motorola- en Barceló. Éste último, envuelto en Pop Rock, conquistaba más público. Dando la espalda a una inmensa pantalla de leds, desfilaron por el escenario grupos como Triángulo de Amor Bizarro, La Habitación Roja o Sneaky Sound System entre otros.

Pasadas las 20.00, bajo un cielo encapotado y amenazante, retornamos al dominio Sennheiser, donde los madrileños Kasper & Pol con la iglesia como testigo, daban las buenas noches a los paganos; comenzaba la ceremonia... Tras dos horas de set, turno para los cierres. Alexi Delano en nuestro punto de mira... No nos movemos. Roberto Rodríguez comienza su sesión y en mitad de la gesta visita inesperada: la lluvia. El blanco comienza a ser pardo. Tras la tormenta, llega la calma, el chaparrón nos dice “adiós” y Roberto Rodríguez “sigo aquí”. Se viven los mejores momentos de la noche y el público responde llenando las calles de Pura Vida. La Plaza, como diría el Dúo Sacapuntas ¡abarrotá! 12 de la noche, comienza un nuevo día. Roberto Rodríguez, como Cenicienta, se retira puntualmente y el Festival Pura Vida se despide hasta el año que viene. Es hora de marcar un nuevo rumbo.

Dentro de los espectáculos y actividades programadas, acentuamos la presentación de Reactable en el Antiguo Círculo Mercantil y en las Áreas de Gobierno de las Artes, Economía y Empleo -Calle Gran Vía-. Desperdiciamos la oportunidad de disfrutar en primera persona del innovador, futurista y lucido instrumento. Hambrientos del don de la ubicuidad, nos perdimos ésta y muchas otras interesantes actividades -circuitos de la noche incluidos-.

Nos jugamos la noche a una sola carta: El Matadero, perdimos la apuesta sin posibilidad de doble o nada… La programación del Matadero -espacio clave en La Noche en Blanco-, a priori, era muy suculenta. En la Nave de Terneras -intransitable durante toda la noche-, el popular portal myspace.com celebraba un concierto con las actuaciones de las propuestas musicales y visuales que más visitas suscitan en el portal. Artistas como The Cabriolets, Telephunken o Lorena C entre otros, fueron los elegidos. En La Casa del Lector, descubrimos el proyecto Videodictionary donde 80 artistas internacionales manifestaban visualmente una palabra cada uno. Una colección de vídeos de un minuto de duración sin narrador donde las imágenes eran las protagonistas. Muy pocos fueron los curiosos que se acercaron a contemplar la obra.

En Las Naves del Español, se fusionaba arte y Rock en una innovadora propuesta. Los protagonistas fueron Los Caballitos de Düsseldorf; el colectivo estadounidense My Barbarian, quienes presentaban su nuevo proyecto Non-Weste; Douglas Gordon junto a Chicks on Speed que presentaban Art Rules y Assume Vivid Astro Focus junto a los franceses La Chatte presentando la performance Shada Shada La Chatte. Animo 4, de mudanza, presentó a Supercinexcene, Akufen y M.I.A. en la zona abierta del Matadero, donde pasamos la mayor parte de la noche. El excelente discurso musical se vio empañado, entre otras cosas, por la falta de sonido en el escenario.

El Matadero, como antaño, se inundó de “terneras”. La organización se desbordó, pasadas las 2.00 aforo completo ¿solución? ¡Cerrar las puertas! Esto no podía acabar bien… Muchos “intrépidos” comenzaron a saltar las vallas del recinto -parecían una manada de ñus cruzando las llanuras del Serengeti-. Hubo algunos disturbios y una hora después, para evitar problemas, la organización se vio obligada a suspender el evento. Se nos queda cara de tontos. Se esfumó Electroma -el largometraje de los franceses Daft Punk- la exposición Licántropos y otros lunáticos en la Central de Diseño, la obra visual Cúmulus y el proyecto Audio Drive de Sasker Scheerder y los holandeses Aux Raus entre muchas otras actividades programas que se quedaron sobre el papel. El evento fue un espejismo, una promesa electoral, una caña sin tapa, un quiero y no puedo… el garbanzo negro de una noche en blanco.

El corazón de Madrid se lavó la cara y su raquis dorsal se acondicionó para recibir la llegada de la Vuelta Ciclista a España. Fuera del alcance de la mirada de la diosa Cibeles arrancó Animo 4.1 “Secret party”. El festival despertó confuso, pues se acostó en el Matadero de Legazpi y amaneció en un recóndito enclave cercano a la A2. Proyectado inicialmente en el Planetario de Madrid y posteriormente en el Hipódromo, se presentó in extremis y por motivos ajenos a la organización en el Complejo los Galeones en horario matinal. Itinerante, en anteriores ediciones se ha celebrado en escenarios como el Complejo Solimpar o la sala Groove.

Encabezado por los internacionales Martin Eyerer, Paul Ritch y Chris Carrier, arropados por artistas del calibre de JL Magoya, Roberto Rodríguez, Juan Sánchez o Jorge Abad entre muchos otros, el evento, tras los cambios de ubicación, dejó fuera de la convocatoria a titulares indiscutibles como Monoblock o Xpansul.

Los innumerables exámenes ante los que se enfrentó Madrid a lo largo de la noche hacían media, gracias a esto y a pesar de algunos suspensos, se superó la convocatoria con buena nota. En septiembre del año que viene una nueva prueba, ¡a trabajar!



Texto: Juan Antonio Díaz.






 

Cultura Rave, 2002-2007. Todos los derechos reservados.
Contacto  |  Añadir a Favoritos  |  Página de Inicio  |  Versión anterior de la web
Web optimizada para una resolución mínima de 1024 x 768.